Frutos agregados: son frutos que se originan a partir de flores que presentan varios carpelos o pistilos separados y libres, cada uno de ellos desarrollará una estructura independiente dentro de la misma flor, algunos autores utilizan el término eterio para referirse a estos frutos. Los tipos más frecuentes son
poliaquenio: se forman varios frutos secos e indehiscentes de tipo aquenio en la misma flor. Aparecen por ejemplo en las familias rosáceas, ranunculáceas, alismatáceas, etc.
polifolículo: se forman varios frutos secos y dehiscentes de tipo folículo en la misma flor. Aparecen por ejemplo en las familias ranunculáceas, magnoliáceas, etc..
polidrupa: se forman varios frutos carnosos y con endocarpo pétreo de tipo drupa en la misma flor. Aparecen por ejemplo en la familia rosáceas.

Un caso particular es el de la chirimoya, que originalmente es una polibaya pero en la madurez se sueldan las bayas y se hacen concrescentes en una única unidad, siendo reconocibles los carpelos exteriormente por las escamas.

Galería de ejemplos de frutos agregados