Hierbas

Las plantas herbáceas, anuales o perennes, sólo tienen un papel importante en aquellos lugares donde la vegetación arbórea o arbustiva ha sido reducida o eliminada o bien esta no puede desarrollarse por la condiciones del suelo o del clima. Se forman en estos casos pastizales, o bien herbazales que pueden invadir linderos de cultivos, arcenes de carreteras, campos incultos o abandonados, eriales, etc., tanto en ambientes urbanos como agrícolas. Unas pocas familias reúnen una gran cantidad de representantes de plantas herbáceas, como las compuestas, las gramíneas, las leguminosas, las crucíferas, la boragináceas y las labiadas.

La familia de las compuestas es la familia de las margaritas y los cardos, todas ellas caracterizadas por presentar flores de pequeño tamaño pero reunidas en grupos compactos que parecen flores denominados capítulos. Algunos ejemplos son la margarita de prado, la margarita de monte, la matapulgas, la hierba de gato, el ojo de buey, el carrucho, la manzanilla de burro, la milenrama, la magarza, la manzanilla de invierno, la manzanilla romana, la manzanilla fina, el magarzón, los mirabeles, la garamasta, la hierba de Santiago, la hierba cana, la caléndula, el cardo borriquero, el cardo blanco, la cardota, el alcaucil silvestre, el cardo mariano, el trepacaballos, el cardo santo, la tagardina, la achicoria silvestre, las uñas del diablo, las barbas de viejo, la cerraja, la lechugilla silvestre, el diente de león, la ajonjera, etc. Esta familia también incluye algunas plantas leñosas en la base, como ocurre con la siempreviva amarilla.


La familia de las gramíneas se caracteriza porque los estambres y pistilos aparecen protegidos por piezas verdosas a modo de brácteas y se reunen generalmente en grupos de espiguillas. Algunos ejemplos son la grama cebollera, la grama de los prados, cizaña, jopillos de monte, cola de perro, lágrimas de la Virgen, vallico, avena, rabo de zorra, heno común, heno blanco, hierba fina, cola de liebre, cañota, alpiste, triguera, rompesacos, cebada silvestre, zaragüelles, berceo, cerrillo, mijera, mansiega, hierba cervuno, grama común, panizo de las pampas, panizo común, etc. Siendo buena parte de sus representantes los elementos dominantes en los pastizales, prados, berceales, cerrillares, majadares, vallicares, mansiegares, cervunales, gramadales, etc., además de incluir plantas de gran tamaño como la caña común o el carrizo.

Las leguminosas, aunque de menor biomasa en los pastizales que las gramíneas, tienen un gran valor ganadero desde el punto de vista nutritivo, se incluyen en esta familia plantas como los tréboles, las mielgas y carretones, las arvejas silvestres, las vezas, las almortas silvestres, la corona de rey, la albaida, la llentia silvestre, la esparceta, la serradilla, la alacranera común, la lengua de oveja, la alhova, el meliloto, los altramuces silvestres, los garbancilllos, los astrágalos, etc. Esta familia incluye además arbustos de gran importancia paisajística como los escobones y retamas

La familia crucíferas se diferencia por que las flores presentan cuatro sépalos y cuatro pétalos dispuestos en cruz, además de un fruto que se abre por dos valvas. Se incluyen los jaramagos, el erísimo, los alhelíes, los berros, los mastuerzos, la hierba de la rabia, el zurrón de pastor, el pan y quesillo, las mostazas, el carraspique, los anteojos de Santa Lucía, la oruga común, los rabanillos silvestres, etc.

Las ranunculáceas incluyen plantas con características primitivas desde el punto de vista evolutivo, como la presencia de numerosos estambres y pistilos, merecen señalarse, el heléboro fétido, la arañuela, la hierba centella, el acónito, la espuela de caballero, la hepática, los botones de oro, la aguileña, el ruibarbo de los pobres, etc.

La familia del clavel incluye plantas tales como la sanguinaria, la hierba de las golondrinas, las pamplinas, las collejas, la hierba jabonera, el clavel silvestre, etc.

la familia de la zanahoria y el perejil, caracterizada por que las flores, de pequeño tamaño, se disponen en umbelas compuestas, como el cardo corredor, el peine de Venus, el apio caballuno, el nabo del diablo, el hinojo, la cicuta, el tuero, el apio, la bisnaga, la cominera borde, la angélica, la cañabeja común, la bardanilla, etc.

La familia del tomate y la patata, tiene además de las plantas cultivas, una buena representación de plantas herbáceas silvestres, como el tabaco moruno, los tomatillos del diablo, la mandrágora, los beleños, el estramonio, el cambrón, etc.

Otras familias también tienen importancia aunque el número de representantes sea menor como la familia de las juncias, la marcieguilla, el lastoncillo y algunos juncos como el junco churrero; la familia de la calabaza y el melón, que incluye el pepinillo del diablo; la nueza blanca, etc. la familia de la amapola, que incluye también la adormidera, la amapola morada, la celidonia, etc.

En la familia de las borrajas casi todas las plantas están cubiertas de pelos rígidos algo punzantes, algunos representantes destacables son el helitropo, la escarapela, las viboreras o chupamieles, la lengua de buey, los nomeolvides, la lengua de perro, etc.

La familia de las labiadas, aunque incluye plantas leñosas, son en su mayor parte herbáceas, como la ortiga blanca, los gallitos, la betónica, las salvias, los hisopillos, el toronjil silvestre, el toronjil, la calaminta, el orégano, los tomillos, las mentas, etc.

La familia de la dedalera y los conejitos incluye además otras plantas como las escrofularias, el baleo montesino, la palomilla de muros, los gordolobos, las verónicas, la algaravía pegajosa, etc.

La familia del ajo y la cebolla incluye también los gamoncillos, el cólquico, la merendera, el tulipán silvestre, la leche de gallina, la cebolla albarrana, los jacintos silvestres, los nazarenos, etc., la mayoría presentando un bulbo o un rizoma y las flores no diferencian entre sépalos y pétalos. Esta familia incluye además arbustos como la esparraguera y el rusco. Afín a esta familia son los narcisos y las campanillas por un lado y los lirios, el azafrán silvestre y los gladiolos silvestres por otro.

Los helechos se integran en varias familias botánicas, merecen destacarse los equisetos o colas de caballo, la lengua de serpiente, el helecho real, los polipodios, el culantrillo de pozo, el helecho común, la doradilla, el culantrillo negro, la lengua de ciervo, el helecho hembra, el helecho macho, el lonchite, etc.

Quedan muchas otras plantas cuyo listado o comentario excede las pretensiones del presente trabajo, pero no por ello son menos importantes, como las palomillas, las zadorijas, la ortigas, las parietarias, la verdolaga, los bledos y cenizos, los armuelles, las centinodias, las acederas, la rosa de monte, la hierba de San Juan, las malvas, las violetas, las gualdas, las primaveras, los murajes, las uvas de pájaro, las adelfillas, las lechtreznas, los linos silvestres, los geranios silvestres, los relojes o alfilerillos de pastor, las gencianas, las correhuelas, los llantenes, los jopos, el rapincho, el amor del hortelano, la rubia, la valeriana, la cardencha, los farolitos, y una gran variedad de orquídeas silvestres.


Plantas en Extremadura http://www.unex.es/botanica Rafael Tormo Molina ratormo@unex.es