Edafología.Ciencias Ambientales

Lección 1. Metodología del estudio del suelo.

Cualquiera que sea el tipo de estudio que pretendamos realizar, existen unas fases a seguir que son comunes a todos. Es conveniente utilizar un esquema semejante al que se indica.

1- Planificación: En ella se deben recopilar los datos existentes acerca del área de estudio que, generalmente, coinciden con los correspondientes a los factores formadores del suelo, tales como geomorfología, geología, vegetación y clima. Con ellos ya podemos aventurar algo acerca de lo que podremos encontrar.

2- Prospección del terreno: En esta fase se comprueba la exactitud de los datos recopilados y se establecen los puntos en los que fijar la atención, y elegir los individuos más representativos del área. En ellos se procede al levantamiento de perfiles, sondeo o examen superficial y se procede a su descripción y muestreo para el análisis en el laboratorio.

La elección de los puntos muestrales ha de hacerse según el tipo de trabajo propuesto. En el caso de un estudio cartográfico, es conveniente delimitar las unidades presentes y levantar los perfiles representativos de cada una de ellas, así como efectuar sondeos que permitan confirmar los límites preestablecidos. Si se trata de un estudio genético, se han de muestrear las secuencias evolutivas que se encuentren. Para un análisis de fertilidad o de otro tema específico, se suele realizar un muestreo sistemático que permita evaluar la diferencia entre los aparametros analizados. Destacar que cada caso concreto requiere un tratamiento diferente.

3- Estudio de laboratorio de los parámetros que sea interesante medir. En este aspecto conviene destacar la conveniencia de solo realizar aquellas determinaciones que resulen relevantes para el objetivo propuesto. No conviene olvidar que siempre se puede realizar una determinación necesaria, pero no se puede recuerar el coste ni el tiempo de una absurda rutina.

4- Avance de hipótesis. Con toda la información recopilada se realiza un primer avance sobre la solución del problema planteado. Estas primeras hipótesis, es frecuente que requieran comprobaciones sobre el terreno o realización de análisis de nuevos parámetros. Una vez fijados todos los puntos, estaremos en condiciones de pasara a la última y decisiva fase.

5- Emisión de informe definitivo. En él se deben recoger todos los aspectos observados y justificar la necesidad de las actuaciones realizadas.

El resultado de este informe puede, a veces, extrapolarse a otras áreas lo que nos permite emitir algunas teorías y leyes generales. Sobre ellas se elabora la doctrina de las futuras tareas, si bien es frecuente que no respondan a las espectativas despertadas pues, en la ciencia, todo se vuelve andar y desandar caminos, pero aquí es muy cierto el que solo se hace camino al andar, aunque algunos se hagan en la mar.

Inicio    
Al Programa
A Lección 1

Actualizada 18/2/05