Edafología. Ciencias Ambientales

Lección 4. Componentes del suelo. Fase sólida. Componentes orgánicos. Tipos de Humus. Hidromorfos.

Corresponden a suelos orgánicos o hidromorfos en los que el encharcamiento habitual es su principal característica. Este encharcamiento es la causa de la escasa evolución de la materia orgánica que caracteriza a estos suelos y cuyo efecto es una gran acumulación de la misma. Se distinguen varios subtipos de acuerdo con las condiciones.

Turba fibrosa.

Es propia de la Tundra en donde el suelo se encuentra permanentemente helado en alguna de sus partes. En el escaso tiempo en que la temperatura sube y permite el deshielo de la zona superficial, la permanencia de una capa de hielo profunda impide el drenaje del suelo, que queda cubierto por una lámina de agua.

En estas condiciones la vida de la microflora aerobia es imposible, solo se produce una incipiente transformación del material vegetal caido sobre el suelo y constituido principalmente por musgos y liquenes, cuyas estructuras conservan y dan al horizonte H formado una estructura fibrosa.

Al no existir apenas transformación, se produce una fuerte acumulación de materia orgánica que, junto con la escasa alteración mineral existente, hace que sea aquella la constituyente principal del suelo.

Estos suelos se conocen como Histosoles en los que predomina el tipo fíbrico que es de los menos evolucionados. Esta situación se produce también en latitudes más bajas con una altitud elevada que mantiene la baja temperatura o en zonas deprimidas y encharcadas permanentemente, cuya anaerobiosis es permanente.

 

 

 

Muck.

Constituye las turberas recientes desecadas. Aparece en valles colgados que han estado encharcados y que por causas naturales o artificiales se han drenado, o que la zona deprimida se colmata con los restos vegetales acumulados por la débil transformación. También aparece en zonas deprimidas, caso de los polders holandeses, que se drenan lentamente para ganar terrenos de cultivo.

Una vez que se produce la desecación y el ambiente se hace aerobio, se inicia el lento proceso de transformación de la materia orgánica acumulada. Ésta posee una relación C/N muy alta por lo que el proceso es muy lento, junto con el gran espesor existente que puede alcanzar decenas de metros.

Este proceso de humificación se conoce como "terrificación" porque tiende a convertir el suelo orgánico en suelo mineral.

La cantidad de sustancias húmicas formadas es mínima y no hay formación de complejos por la escasez de materia mineral. El suelo formado es un Histosol por su carácter orgánico y de tipo fólico por no encontrarse usualmente encharcado.

 

 

 

 

 

Anmoor.

Se presenta en las áreas pantanosas de clima suave en las que se suele producir una escasa evolución de los restos orgánicos. La actividad biológica puede ser intensa pero de carácter anaerobio. Los microorganismos utilizan como comburente alternativo el azufre e incluso algunos compuestos carbonados, por lo que se produce un desprendimiento de compuestos reducidos como el sulfuro de hidrógeno o el metano que le otorgan un olor característico y fétido.

El hierro está en forma reducida y el suelo presenta colores verdosos o grisáceoas bajo el horizonte A muy humífero. Los suelos minerales de estas zonas se conocen como Gleysoles, cuyo nombre deriva del término ruso "gley" con el que designan al fango maloliente.

La desecación de estas áreas, cuando los sulfuros son muy abundantes, provocan una fuerte acidificación del suelo que alcnaza valores de pH inferiores a 3.5 por la oxidación que produce ácido sulfúrico.

 

 

 

 

Inicio    
Al Programa
A Lección 4

Actualizada 17/3/05