Respuesta a los Ejercicios de la Práctica 6.

Ejercicio 1.

Aplicando las expresiones para el cálculo de las fracciones fina y gruesa, que aparecen en la Práctica, obtenemos los siguientes valores:

 

Horizonte
Fina %
Gruesa %
1
81.26
18.74
2
80.50
19.50
3
71.48
28.52
4
80.54
19.46
5
81.23
18.77

 

Observando los resultados obtenidos, lo más notable es el brusco cambio que se observa entre los horizontes dos y tres y entre este último y el cuatro. Se puede pensar en la presencia de un enterrramiento de un suelo preexistente y solo representado por los dos horizontes últimos. La similitud del quinto, único no perturbado, con los dos primeros, hace pensar que el material que provoca el enterramiento debe ser muy similar al del suelo inicial.

La presencia del horizonte tres es muy sencilla de explicar. El suelo viejo se ve decapitado a la altura del horizonte cuarto, sobre él se deposita el material arrastrado por la masa de agua que provoca la decapitación, con un elevado contenido de piedras, como es normal en una masa de agua turbulenta; esta masa depositada está constituida por el horizonte tres.

En resumen, tenemos un suelo antiguo constituido por los horizontes cuatro y cinco, sobre él se deposita el horizonte tres que es el material original de un nuevo suelo, constituido por él y los dos superiores, generados a sus expensas. La secuencia de horizontes sería: A, ?, C, 2?b y 2?b. Las interrogaciones se deben a la imposibilidad de conocer la naturaleza de los horizontes con los datos de que disponemos. Solo es reconocible el enterramiento y la discontinuidad litológica generada.

Ejercicio 2.

Aplicando las expresiones que aparecen en la Práctica obtenemos los siguientes resultados, en ellos incluimos alguna relación entre los mismos.

Hor.
Arcilla
Limo
AMF
AF
AM
AG
AMG
Arena Total
Limo/Arena
1
11.07
48.53
10.00
6.43
9.74
7.53
6.70
40.40
1.20
2
12.15
47.93
9.25
7.71
8.75
7.00
7.19
39.92
1.20
3
12.85
47.60
7.82
6.84
9.34
7.73
7.82
39.56
1.20
4
21.06
53.20
6.70
4.46
5.35
4.64
4.58
25.73
2.07
5
21.40
52.65
9.25
3.54
4.59
4.85
6.73
25.96
2.03

Si atendemos a los valores granulométricos directos, la única conclusión posible es la presencia de dos horizontes Bt en la basa del suelo, como corresponde al notable incremento de arcilla que se produce en ellos. Como la presencia simultánea de horizontes Bt y Bw no es posible, hay que suponer que los tres primeros horizontes son A. De este modo la secuencia del suelo sería Au1, Au2, Au3, Bt1 y Bt3. Utilizamos el sufijo "u" en los horizontes A porque no hay modo de saber su sufijo real. No obstante, no es lógica la presencia de tantos horizontes A ni la disparidad en el contenido en arcilla del horizonte Au1 y los Au2 y Au3.

Si todo fuese como se ha expuesto, el único componente que se ha modificado es la arcilla por lo que los contenidos relativos en limo y arena no deberían haber cambiado. Si atendemos a la última columna, donde figura la relación limo/arena, observamos que en los tres primeros horizontes no se han producido cambios, pero sí existe una notable diferencia entre ellos y los dos últimos. Habría que pensar que el material original de los tres primeros horizontes es diferente del de los dos últimos. De este modo, se ha debido producir una decapitación del suelo original con deposición de lo que hoy es el horizonte tres, que ha servido de material original para los dos superiores. El horizonte tres debía tener un contenido arcilloso similar al del uno pero los procesos de alteración han provocado un enriquecimiento en arcilla en el dos y el tres, acentuando la diferencia un incipiente proceso de iluviación. En este caso la secuencia sería: A, Bw1, Bw2, 2?, 2?. Los dos últimos no se puede saber de que se trata, pues la discontinuidad impide relacionarlos con los primeros.

Inicio
Al Programa

Actualizada 20/4/07