Edafología. Ciencias Ambientales

Lección 7. Génesis del suelo. Relaciones ambientales del suelo. Relieve.

El relieve extremeño es suavemente ondulado con escasos accidentes montañosos, que frecuentemente discurren en dirección este-oeste con una ligera desviación hacia el norte en su sector mas oriental.

Cabe destacar la presencia del Sistema Central en el norte de la Región representado por la Sierra de Gata y el macizo granítico de Gredos que entra en Extremadura por la Sierra de Tormantos. También cabe destacar las elevaciones de las Villuercas con su característico relieve apalachiense, en el sudeste de la provincia de Cáceres, que enlaza con la Sierra de San Pedro y todas sus denominaciones, que actua como separación natural de las dos provincias.

En el sur solo una pequeña entrada de Sierra Morena que se manifiesta en la Sierra de Tentudía y otras asociadas.

La altitud es escasa y la mayor parte del terreno no supera los 600 metros, si bien en los relieves antes citados se superan en algún caso los 2000 metros pero su mayor estensión se sitúa entre los 800 y los 1600 metros.

Destacar la pequeña depresión generada en el último tramo del río Guadiana en esta Región en la que discurre por amplio valle que se prolomga a lo largo de ss principales afluentes. No ocurre igual con el otro gran río regional, el Tajo con un encajamiento mayor y que no genera grandes aportes aluviales, que sí lo hacen sus afluentes principales.

La topografía es un factor local modificador de lo que marca la roca madre y el clima, sobre el que ejerce una influencia decisiva, no solo de carácter térmico con la elevación, sino de caracter hídrico por la detención que ejerce sobre las masas de aire húmedo que favorecen las precipitaciones.

El suelo tipo es el que aparece en la cima de la elevación puesto que no hay pérdidas ni ganancias de material y está constituido por el suelo tipo correspondiente a los restantes factores.

A medida que nos desplazamos hay procesos de arrastre, de modo que en la zona de pendiente cobran su máxima actividad y en las pendientes rectas están equilibrados (respaldo de la ladera). Los aportes y las pérdidas se compensan por materiales en fase sólida o líquida en suspensión o disolución. Hay una ligera mengua en el horizonte A.

En las pendientes convexas (hombro), donde la pendiente aumenta a medida que se baja, las pérdidas son superiores a las ganancias y el suelo pierde mucho espesor, sobre todo en el horizonte A. Existen pérdidas no observables que afectan a las características del suelo y a las propiedades químicas, entre éstas se encuentra la pérdida de arcilla, por lo que estos suelos tienen horizontes con texturas más gruesas y parte de la materia orgánica se pierde en suspensión. Esto es importante por la propia pérdida y deteriora la estructura superficial del suelo y hace que sea más susceptible a los procesos de erosión por escorrentía. También hay una merma de la CIC. Las bases solubles son susceptibles de ser lavadas y hay una acidificación del horizonte B, aunque es poco importante porque, como se ha producido menor CIC los huecos se rellenan y la saturación se mantiene.

En las pendientes cóncavas, la pendiente decrece y se encuentran en la parte baja, con acumulación de materiales. En los horizontes B hay un aumento de espesor (mucho más que en el suelo tipo) y el horizonte A se mantiene puesto que la escorrentía es fuerte todavía. Hay una migración de arcilla, mayor CIC, mayor capacidad de cambio y mayor cantidad de bases.

En los valles, los aportes en fase líquida son mínimos, por lo que la parte inferior del suelo permanece igual, pero, al caer todo el material que rueda sobre el suelo, acaba depositándose y esto hace que se impida la evolución de los horizontes A y atenúan los siguientes horizontes, pero son los suelos de mayor grado de desarrollo. Es frecuente encontrar distintos subhorizontes con variaciones irregulares en el contenido de materia orgánica porque el material que cae sobre la superficie puede tener menos materia orgánica que el horizonte A.

Arriba


Inicio    
Al Programa
A Relaciones ambientales.

Actualizada 18/5/05