El suelo es un GLEYSOL.

El término gleysol deriva del vocablo ruso"gley" que significa masa fangosa, haciendo alusión a su exceso de humedad.

El material original lo constituye un amplio rango de materiales no consolidados, principalmente sedimentos de origen fluvial, marino o lacustre, del Pleistoceno u Holoceno. La mineralogía puede ser ácida o básica.

Se encuentran en áreas deprimidas o zonas bajas del paisaje, con mantos freáticos someros.

El perfil es de tipo ABgCr o HBgCr, si bien el horizonte Bg puede no existir. Es característica la evidencia de procesos de reducción, con o sin segregación de compuestos de hierro dentro de los primeros 50 cm del suelo.

La humedad es la principal limitación de los Gleysoles virgenes; suelen estar cubiertos con una vegetación natural pantanosa e inútil o se usan para pastizal extensivo. Una vez drenados pueden utilizarse para cultivos, agricultura de subsistencia o huertas. En los trópicos y subtrópicos se utilizan ampliamente para el cultivo del arroz.

Los TIPOS posibles y sus definiciones son los que siguen.

Gleysol hístico. Con un horizonte hístico en los primeros 40 cm del suelo. Se establecen tres modalidades:

Fibrihístico. Más de los dos tercios, del volumen del material orgánico del suelo, están constituidos por tejidos vegetales reconocibles.

Saprihístico. Menos de un sexto, del volumen del material orgánico del suelo, está constituido por tejidos vegetales reconocibles después de frotar.

Taptohístico. El horizonte hístico se encuentra enterrado a una profundidad comprendida entre 40 y 100 cm desde la superficie del suelo.

Gleysol tiónico. Existe un horizonte sulfúrico o material sulfídico en el primer metro de suelo. Se distinguen dos modalidades:

Ortitiónico. Con un horizonte sulfúrico en el primer metro de suelo.

Prototiónico. Con material sulfídico dentro del primer metro de suelo.

Gleysol antrácuico. Con un horizonte antrácuico.

Gleysol endosálico. Presenta un horizonte sálico en el primer metro de suelo y por debajo de los 50 cm.

Gleysol ándico. Existe un horizonte ándico en el primer metro. Se distinguen dos modalidades:

Aluándico. Cuando el contenido en sílice extraída con oxalato es menor del 0.6 % o la relación entre el Al extraído con pirofosfato y el extraído con oxalato es de 0.5 o más.

Silándico. Un contenido en sílice de 0.6 % o una relación inferior a 0.5, en las condiciones anteriores.

Gleysol vítrico. El suelo posee un horizonte vítrico en su primer metro, sin que exista un horizonte ándico por encima de aquel.

Gleysol plíntico. Con un horizonte plíntico en el primer metro. Se contemplan tres modalidades:

Epiplíntico. El horizonte se sitúa en los primeros 50 cm.

Hiperplíntico. El horizonte presenta una lámina continua endurecida, de forma irreversible, por hierro ("ironstone").

Ortiplíntico. El horizonte plíntico presenta una capa endurecida por hierro, de forma irreversible, y de tamaño grava.

Gleysol sódico. Cuando tiene una saturación en sodio del 15 % o superior, o la suma de sodio más magnesio es como mínimo del 50 %, todo ello en los primeros 50 cm. Se definen dos modalidades:

Endosódico. Las condiciones las cumple entre 50 y 100 cm.

Hiposódico. La saturación en sodio es del 6 % o superior en algún subhorizonte de más de 20 cm situado en el primer metro de suelo.

Gleysol móllico. El suelo presenta un horizonte móllico.

Gleysol yésico. Con un horizonte yésico en el primer metro. Se distinguen dos modalidades:

Hiperyésico. El horizonte tiene un 60 % o más de yeso.

Hipoyésico. El horizonte solo tiene hasta un 25 % de yeso.

Gleysol cálcico. Con un horizonte cálcico o concentraciones de carbonatos secundarios entre 50 cm y un metro de profundidad. Existen tres modalidades:

Hipercálcico. El horizonte cálcico tiene al menos un 50 % de equivalente en carbonato cálcico.

Hipocálcico. Solo tiene concentraciones de carbonatos secundarios en el primer metro de suelo.

Orticálcico. Tiene un horizonte cálcico en el primer metro.

Gleysol úmbrico. Presenta un horizonte úmbrico.

Gleysol arénico. Con una textura arenosa-franca fina o más gruesa en la totalidad de los primeros 50 cm.

Gleysol takírico. Existe un horizonte takírico.

Gleysol gélico. Con permafrost en los primeros 2 metros.

Gleysol húmico. Más de un 1 % de C orgánico a lo largo de los primeros 50 cm.

Gleysol alcalino. Cuando existe un pH8.5 en los primeros 50 cm del suelo.

Gleysol alumínico. El suelo presenta una saturación en Al del 50 % o más, en alguna parte del horizonte B comprendida entre 50 cm y un metro de profundidad.

Gleysol tóxico. Presenta dentro de los primeros 50 cm, concentraciones de iones tóxicos para el crecimiento de las plantas, diferentes del aluminio, hierro, sodio, calcio o magnesio.

Gleysol abrúptico. Expresa la presencia de un cambio textural abrupto.

Gleysol calcáreo. Es calcáreo entre 20 y 50 cm desde la superficie.

Gleysol téfrico. Hay material téfrico hasta una profundidad mínima de 30 cm.

Gleysol dístrico. Una saturación en bases menor del 50 % en alguna parte situada entre 20 y 100 cm. Se distinguen tres modalidades:

Epidístrico. La saturación citada se encuentra entre 20 y 50 cm.

Hiperdístrico. La saturación citada se presenta en la totalidad del suelo comprendido entre 20 y 100 cm y en alguna parte, dentro del primer metro, es inferior al 20 %.

Ortidístrico. La totalidad del suelo comprendido entre 20 y 100 cm presenta una saturación inferior al 50 %.

Gleysol éutrico. Otros Gleysoles. Se aceptan tres modalidades:

Endoéutrico. La saturación citada se produce en la totalidad del suelo comprendido entre 50 cm y un metro.

Hiperéutrico. La saturación entre 20 cm y un metro es del 80 % o superior.

Ortiéutrico. La saturación es del 50 % o mayor entre 20 cm y un metro.