El suelo es un LIXISOL.

El término Lixisol deriva del vocablo latino "lixivia" que significa lavar y eliminar, haciendo alusión al lavado de arcilla de los horizontes superiores para acumularse en una zona más profunda. Son suelos producidos por una fuerte alteración.

Los Lixisoles se desarrollan principalmente sobre materiales no consolidados, de textura fina y que han sufrido una fuerte alteración y lavado.

Predominan en terrenos viejos sometidos a una fuerte erosión o deposición, de climas tropicales, subtropicales o cálidos con una estación seca pronunciada. Abundan los tipos poligenéticos con características asociadas a un antiguo clima más húmedo.

El perfil es de tipo ABtC. Sobre pendientes sujetas a erosión, el horizonte árgico puede aparecer en superficie o muy cerca de ella.

Los Lixisoles vírgenes suelen estar bajo sabana o vegetación arbustiva muy abierta. A menudo se utilizan para pastoreo de baja carga. Los cultivos perennes y el uso forestal son adecuados pero los cultivos de arado requieren fuertes aportes de fertilizantes y, a veces, encalado. La baja estabilidad estructural los hace susceptibles al deslizamiento y la erosión cuando están en pendiente.

Los TIPOS posibles y sus definiciones son los que siguen.

Lixisol léptico. Presenta roca continua y dura entre 25 y 100 cm desde la superficie del suelo. Se distinguen dos modalidades:

Endoléptico. Cuando la roca está entre 50 y 100 cm.

Epiléptico. Cuando la roca se sitúa entre 25 y 50 cm.

Lixisol plíntico. Con un horizonte plíntico en el primer metro. Se contemplan tres modalidades:

Epiplíntico. El horizonte se sitúa en los primeros 50 cm.

Hiperplíntico. El horizonte presenta una lámina continua endurecida, de forma irreversible, por hierro ("ironstone").

Ortiplíntico. El horizonte plíntico presenta una capa endurecida por hierro, de forma irreversible, y de tamaño grava.

Lixisol gleico. Presenta propiedades gleicas en el primer metro de suelo. Se distinguen dos modalidades.

Endogleico. Las propiedades aparecen entre 50 y 100 cm.

Epigleico. Las propiedades aparecen en los primeros 50 cm del suelo.

Lixisol ándico. Existe un horizonte ándico en el primer metro. Se distinguen dos modalidades:

Aluándico. Cuando el contenido en sílice extraída con oxalato es menor del 0.6 % o la relación entre el Al extraído con pirofosfato y el extraído con oxalato es de 0.5 o más.

Silándico. Un contenido en sílice de 0.6 % o una relación inferior a 0.5, en las condiciones anteriores.

Lixisol vítrico. El suelo posee un horizonte vítrico en su primer metro, sin que exista un horizonte ándico por encima de aquel.

Lixisol cálcico. Con un horizonte cálcico o concentraciones de carbonatos secundarios entre 50 cm y un metro de profundidad. Existen tres modalidades:

Hipercálcico. El horizonte cálcico tiene al menos un 50 % de equivalente en carbonato cálcico.

Hipocálcico. Solo tiene concentraciones de carbonatos secundarios en el primer metro de suelo.

Orticálcico. Tiene un horizonte cálcico en el primer metro.

Lixisol arénico. Con una textura arenosa-franca fina o más gruesa en la totalidad de los primeros 50 cm.

Lixisol estágnico. Con propiedades estágnicas en los primeros 50 cm del suelo.

Lixisol gérico. Tiene propiedades géricas en algún horizonte situado en el primer metro.

Lixisol álbico. Indica la presencia de un horizonte álbico en el primer metro del suelo. En él se distingue una modalidad especial:

Hiperálbico. Cuando el horizonte se inicia en los primeros 50 cm y su base está por debajo del metro.

Lixisol húmico. Más de un 1 % de carbono orgánico a lo largo de los primeros 50 cm.

Lixisol vético. Cuando la suma de las bases de cambio más el hidrógeno cambiable es inferior a 6 cmol(c)/kg de arcilla, en algún subhorizonte del B que esté situado a menos de un metro de profundidad.

Lixisol abrúptico. Expresa la presencia de un cambio textural abrupto.

Lixisol profóndico. En el horizonte árgico la distribución de arcilla es tal que su contenido no disminuye en más del 20 % del máximo, de forma relativa, dentro de los primeros 150 cm.

Lixisol lamélico. Presenta lamelas de iluviación de arcilla con un espesor combinado de, al menos, 15 cm y situadas en el primer metro del suelo.

Lixisol férrico. Con un horizonte férrico en el primer metro. Existe una modalidad:

Hiperférrico. Una o más capas, con un espesor total de al menos 25 cm, que contienen el 40 % o más de nódulos de hierro/manganeso; todo ello en el primer metro de suelo.

Lixisol ródico. El horizonte B tiene un matiz más rojo que 5 YR en su totalidad, excluyendo horizontes de transición que pudieran existir, y cuya intensidad en húmedo es menos de 3.5 y no más de una unidad superior en seco.

Lixisol crómico. La mayor parte del horizonte B tiene un matiz de 7.5 YR y una pureza en húmedo mayor de 4, o un matiz más rojo que 7.5 YR.

Lixisol hiperócrico. Con un horizonte ócrico de color claro en seco, usualmente gris, y que se vuelve más oscuro al humedecerlo; su contenido en materia orgánica es bajo, comúnmente el C orgánico < 0.4 %, su contenido en hierro relativamente bajo, la textura gruesa, signos de estructura laminar y una costra superficial fina.

Lixisol háplico. Otros Lixisoles.