El suelo es un PODSOL.

El término podsol deriva de los vocablos rusos "pod" que significa bajo y "zola" que significa ceniza, haciendo alusión a que su horizonte superficial tiene aspecto de ceniza y bajo él aparece el horizonte espódico, originado por iluviación de complejos organo metálicos móviles con una elevada relación anión/catión.

El material original lo constituyen, fundamentalmente, materiales alterados no consolidados procedentes de rocas silíceas, depósitos glaciales, aluviales y coluviales de arenas de cuarcíticas. En las zonas boreales pueden aparecer sobre casi cualquier tipo de roca.

Son muy frecuentes en regiones templadas y boreales del hemisferio norte, en zonas llanas a colinadas. La vegetación dominante es el brezal y el bosque de coníferas; en los trópicos húmedos se encuentra bajo bosques claros.

El perfil dominante es de tipo OAhEBhsC pudiendo no existir el A o el O. Los complejos de Al, Fe y materia orgánica migran desde la superficie al horizonte B con el agua de lluvia. Los complejos húmicos precipitan en el horizonte iluvial espódico; el suelo suprayacente muestra un horizonte Ah muy lavado que, en parte, puede pasar a un horizonte blanqueado de tipo álbico. La mayoría de los podsoles boreales carecen de horizonte Ah.

La gran acidez, el elevado contenido en Al, la baja fertilidad química y las desfavorables condiciones físicas, los hacen inadecuados para el cultivo salvo que se mejoren mediante un profundo arado y fertilización. En su estado natural solo presentan alguna potencialidad para el uso forestal o de pastizal extensivo.

Los TIPOS posibles y sus definiciones son los que siguen.

Podsol gélico. Con permafrost en los primeros 2 metros.

Podsol gleico. Presenta propiedades gleicas en el primer metro de suelo. Se distinguen dos modalidades.

Endogleico. Las propiedades aparecen entre 50 y 100 cm.

Epigleico. Las propiedades aparecen en los primeros 50 cm del suelo.

Podsol estágnico. Con propiedades estágnicas en los primeros 50 cm del suelo.

Podsol cárbico. Su horizonte espódico está cementado pero no contiene el hierro amorfo suficiente para que se vuelva más rojo por ignición.

Podsol rústico. Su horizonte espódico está cementado y contiene el hierro amorfo suficiente para hacerse más rojo por ignición; subyace a un horizonte álbico y no tiene algún subhorizonte, de 2.5 cm o más de espesor, que esté cementado continuamente por una combinación de materia orgánica y aluminio con o sin hierro, "ironpan".

Podsol dénsico. Su horizonte espódico está cementado, lo que se conoce como "orstein".

Podsol hístico. Con un horizonte hístico en los primeros 40 cm del suelo. Se establecen tres modalidades:

Fibrihístico. Más de los dos tercios, del volumen del material orgánico del suelo, están constituidos por tejidos vegetales reconocibles.

Saprihístico. Menos de un sexto, del volumen del material orgánico del suelo, está constituido por tejidos vegetales reconocibles después de frotar.

Podsol úmbrico. El suelo presenta un horizonte úmbrico.

Podsol éntico. Carece de horizonte álbico y su horizonte espódico es suelto.

Podsol pláquico. Presenta, dentro del primer metro, un subhorizonte del espódico, con un cm o más de espesor, continuamente cementado por una combinación de materia orgánica y aluminio con o sin hierro, "ironpan".

Podsol esquelético. Tiene entre el 40 % y el 90 % de gravas u otros fragmentos gruesos hasta una profundidad de un metro. Se distinguen dos modalidades:

Endoesquelético. El contenido en gravas citado solo está entre 50 cm y un metro.

Epiesquelético. La condición anterior se cumple entre 20 y 50 cm.

Podsol frágico. Presenta un horizonte frágico en el primer metro de suelo.

Podsol lamélico. Presenta lamelas de iluviación de arcilla con un espesor combinado de 15 cm o más dentro del primer metro.

Podsol ántrico. Muestra evidencias de influencia humana causada por prácticas de labranza.

Podsol háplico. Otros podsoles.