El suelo es un REGOSOL.

El término Regosol deriva del vocablo griego "rhegos" que significa sábana, haciendo alusión al manto de alteración que cubre la tierra.

Los Regosoles se desarrollan sobre materiales no consolidados, alterados y de textura fina.

Aparecen en cualquier zona climática sin permafrost y a cualquier altitud. Son muy comunes en zonas áridas, en los trópicos secos y en las regiones montañosas.

El perfil es de tipo AC. No existe horizonte de diagnóstico alguno excepto un ócrico superficial. La evolución del perfil es mínima como consecuencia de su juventud, o de un lento proceso de formacioón por una prolongada sequedad.

Su uso y manejo varían muy ampliamente. Bajo regadío soportan una amplia variedad de usos, si bien los pastos extensivos de baja carga son su principal utilización. En zonas montañosas es preferible mantenerlos bajo bosque.

Los TIPOS posibles y sus definiciones son los que siguen.

Regosol gélico. Con permafrost en los primeros 2 metros.

Regosol léptico. Presenta roca continua y dura entre 25 y 100 cm desde la superficie del suelo. Se distinguen dos modalidades:

Endoléptico. Cuando la roca está entre 50 y 100 cm.

Epiléptico. Cuando la roca se sitúa entre 25 y 50 cm.

Regosol gleico. Presenta propiedades gleicas en el primer metro de suelo. Se distinguen dos modalidades.

Endogleico. Las propiedades aparecen entre 50 y 100 cm.

Epigleico. Las propiedades aparecen en los primeros 50 cm del suelo.

Regosol taptoándico. Existe un horizonte ándico enterrado en el primer metro.

Regosol taptovítrico. El suelo posee un horizonte vítrico enterrado en su primer metro, sin que exista un horizonte ándico por encima de aquel.

Regosol arénico. Con una textura arenosa-franca fina o más gruesa en la totalidad de los primeros 50 cm.

Regosol takírico. Existe un horizonte takírico.

Regosol yérmico. Existe un horizonte yérmico incluyendo un pavimento desértico. Se acepta una modalidad:

Nudiyérmico. Cuando no existe el pavimento desértico.

Regosol arídico. Presenta propiedades arídicas pero sin tener un horizonte takírico.

Regosol gelistágnico. Presenta una saturación con agua superficial y temporal como consecuencia de un subsuelo helado.

Regosol estágnico. Con propiedades estágnicas en los primeros 50 cm del suelo.

Regosol antrópico. Formado por material antropogeomórfico o fuertemente modificado por actividad humana diferente de la labranza. Se distinguen varios subtipos:

Regosol antropo-gárbico. El material del suelo posee más del 35 %, en volumen, de materiales de desecho orgánico.

Regosol antropo-reductor. El material del suelo posee condiciones anaerobias por la presencia de gases como el metano, sulfuro de hidrógeno u otros.

Regosol antropo-espólico. El material del suelo posee más del 35 %, en volumen, de residuos industriales como escombros de la minería, dragados de ríos, etc...

Regosol antropo-úrbico. El material del suelo posee más del 35 %, en volumen, de materiales terrosos mezclados con escombros de la construcción y similares.

Regosol árico. El suelo solo posee restos de horizontes de diagnostico a causa de un labrado muy profundo.

Regosol húmico. Más de un 1 % de carbono orgánico a lo largo de los primeros 50 cm.

Regosol vérmico. El suelo presenta un 50 % o más de su volumen, constituido por canales de lombrices o por ellos y cuevas de otros animales, rellenos con material del suelo; todo ello a lo largo de los primeros 100 cm o hasta la roca más somera.

Regosol hiposálico. La conductividad eléctrica, del extracto de saturación, es superior a 4 dS/m a 25 C, en algún subhorizonte situado en el primer metro de suelo.

Regosol hiposódico. La saturación en sodio es del 6 % o superior en algún subhorizonte de más de 20 cm situado en el primer metro de suelo.

Regosol yesífero. Material yesífero entre 20 y 50 cm.

Regosol calcáreo. Es calcáreo entre 20 y 50 cm desde la superficie.

Regosol téfrico. Hay material téfrico hasta una profundidad mínima de 30 cm.

Regosol esquelético. Tiene entre el 40 % y el 90 % de gravas u otros fragmentos gruesos hasta una profundidad de un metro. Se distinguen dos modalidades:

Endoesquelético. El contenido en gravas citado solo está entre 50 cm y un metro.

Epiesquelético. La condición anterior se cumple entre 20 y 50 cm.

Regosol hiperócrico. Con un horizonte ócrico de color claro en seco, usualmente gris, y que se vuelve más oscuro al humedecerlo; su contenido en materia orgánica es bajo, comúnmente el C orgánico < 0.4 %, su contenido en hierro relativamente bajo, la textura gruesa, signos de estructura laminar y una costra superficial fina.

Regosol dístrico. Una saturación en bases menor del 50 % en alguna parte situada entre 20 y 100 cm. Se distinguen tres modalidades:

Epidístrico. La saturación citada se encuentra entre 20 y 50 cm.

Hiperdístrico. La saturación citada se presenta en la totalidad del suelo comprendido entre 20 y 100 cm y en alguna parte, dentro del primer metro, es inferior al 20 %.

Ortidístrico. La totalidad del suelo comprendido entre 20 y 100 cm presenta una saturación inferior al 50 %.

Regosol éutrico. Otros Regosoles. Se aceptan tres modalidades:

Endoéutrico. La saturación es del 50 % o mayor en la totalidad del suelo comprendido entre 50 cm y un metro.

Hiperéutrico. La saturación entre 20 cm y un metro es del 80 % o superior.

Ortiéutrico. La saturación es del 50 % o mayor entre 20 cm y un metro.