El suelo es un UMBRISOL.

El término Umbrisol deriva del vocablo latino "umbra" que significa sombra, haciendo alusión al color oscuro de su horizonte superficial.

Los Umbrisoles se desarrollan principalmente sobre materiales de alteración de rocas silíceas, predominantemente en depósitos del Pleistoceno y Holoceno.

Predominan en terrenos de climas fríos y húmedos de regiones montañosos con poco o ningún déficit hídrico.

El perfil es de tipo AC, con un horizonte B ocasional.

Los Umbrisoles naturales soportan una vegetación de bosque o pastizal extensivo. Bajo un adecuado manejo pueden utilizarse para cereales, cultivos de raíz, té y café.

Los TIPOS posibles y sus definiciones son los que siguen.

Umbrisol gélico. Con permafrost en los primeros 2 metros.

Umbrisol léptico. Presenta roca continua y dura entre 25 y 100 cm desde la superficie del suelo. Se distinguen dos modalidades:

Endoléptico. Cuando la roca está entre 50 y 100 cm.

Epiléptico. Cuando la roca se sitúa entre 25 y 50 cm.

Umbrisol gleico. Presenta propiedades gleicas en el primer metro de suelo. Se distinguen dos modalidades.

Endogleico. Las propiedades aparecen entre 50 y 100 cm.

Epigleico. Las propiedades aparecen en los primeros 50 cm del suelo.

Umbrisol arénico. Con una textura arenosa-franca fina o más gruesa en la totalidad de los primeros 50 cm.

Umbrisol estágnico. Con propiedades estágnicas en los primeros 50 cm del suelo.

Umbrisol álbico. Indica la presencia de un horizonte álbico en el primer metro del suelo. En él se distingue una modalidad especial:

Hiperálbico. Cuando el horizonte se inicia en los primeros 50 cm y su base está por debajo del metro.

Umbrisol húmico. Más de un 1 % de carbono orgánico a lo largo de los primeros 50 cm.

Umbrisol ferrálico. Con propiedades ferrálicas en el primer metro. Se distingue una modalidad:

Hiperferrálico. Con una capacidad de intercambio catiónico inferior a 16 cmol(c)/kg de arcilla, en algún subhorizonte dentro del primer metro de suelo.

Umbrisol esquelético. Tiene entre el 40 % y el 90 % de gravas u otros fragmentos gruesos hasta una profundidad de un metro. Se distinguen dos modalidades:

Endoesquelético. El contenido en gravas citado solo está entre 50 cm y un metro.

Epiesquelético. La condición anterior se cumple entre 20 y 50 cm.

Umbrisol ántrico. Muestra evidencias de influencia humana causada por prácticas de labranza.

Umbrisol háplico. Otros Umbrisoles.