Gestión y conservación del suelo.

Lección 4. Contaminación del suelo. Descontaminación de suelos.

Cuando todas las formas de defensa fallan y el riesgo de la contaminación ocurrida es alto, no hay más remedio que proceder a la descontaminación del suelo. Para ello se pueden seguir diferentes técnicas básicas que se han de ajustar al agente a eliminar

Técnicas.

En principio de puede proceder a la extracción del agente contaminante para la que se pueden utilizar diferentes modos. Cuando la extracción no es posible o la descomposición del contaminante es fácil, se puede realizar un tratamiento químico con los reactivos adecuados. Un procedimiento combinado es el tratamiento electroquímico con el que se consigue una extracción similar a un proceso electroforético. Otra forma física de eliminar la contaminación es su descomposición o desactivación mediante un tratamiento térmico. Finalmente se puede inducir una descomposición microbiana del contaminante mediante un tratamiento microbiológico.

 

Lugar.

Pero cualquiera que sea la técnica a aplicar existe otro problema por resolver como es el lugar de hacerlo. Lo ideal es realizar la descontaminación "in situ" sobre el mismo suelo, con ello se consigue mantenerlo sin perturbar, con ello la utilización del mismo puede continuarse una vez finalizado el proceso descontaminante, sería la forma menos traumática para el suelo.

En ocasiones no es posible realizar la descontaminación en el suelo sin perturbar, sobre todo cuando se puede producir una dispersión el contaminante hacia las zonas vecinas al realizar el tratamiento del mismo. En este caso es necesario extraer el suelo y proceder a su limpieza fuera para volver a depositarlo en su lugar. No obstante el tratamiento puede hacerse "en el lugar" cuando es posible la instalación de la estación depuradora en el mismo sitio que se encuentra el suelo contaminado.

También existen situaciones en las que no puede instalarse el dispositivo depurador en el lugar en que se encuentra el suelo, sino que hay que recurrir a instalaciones especiales que solo pueden montarse para la recuperación de grandes masas de suelo procedentes de lugares diferentes, enestos casos es necesario que el tratamiento se realice "fuera del lugar".

 

Técnicas de extracción.

La aireación es un metodo ideal para la eliminación de componentes volátiles como ciertos hidrocarburos. Se basa en insuflar aire en una zona del suelo por debajo de la masa contaminada favoreciendo su expulsión por la superficie. El principal inconveniente es que se produce una transferencia al aire. Solo es aplicable en suelos de elevada macroporosidad.

Se habla de arrastre cuando el producto contaminante se lleva a un lugar donde puede ser recogido y tratado convenientemente. El arrastre puede hacerse mediante la insuflación de aire a presión desde la superficie y su recogida bajo la masa contaminada por succión. Un esquema de ello puede observarse en la figura 1. Si la movilidad de el contaminante se incrementa con la temperatura puede inyectarse aire caliente.

Figura 1
Figura 2
Figura 3

En ocasiones la miscibilidad de la sustancia a arrastrar con el agua es mayor que con el aire, en cuyo caso es preferible la inyección de aire y vapor de agua, el agua disuleve y el aire arrastra. La extracción se realiza también mediante succión. Un esquema de una instalación de este tipo puede verse en la figura 2.

Un procedimiento semejante se realiza utilizando agua para disolver la sustancia contaminante procediendo a un lavado del suelo, también con absorción de la misma de forma forzada como se muestra en la figura 3. Cuando se trata de sustancias liposolubles puede utilizarse agua con detergente o agua acidulada cuando se trata de sustancias más solubles en medio ácido.

Los procedimientos de arrastre no modifican la composición del suelo, mientras que los de lavado introducen componentes extraños que es necesario eliminar o permitir que se degraden con el tiempo.

 

Otras técnicas.

Las técnicas químicas se basan en modificar la solubilidad de los compuestos contaminantes, los principales agentes utilizados son los oxidantes o los que producen alguna descomposición como puede ser la deshalogenación, en el caso de pesticidas.

Una forma especial de las técnicas de arrastre son la electroquímicas, un esquema de las mismas se muestra en la figura siguiente, con ellas se favorece la migración de los compuestos por procesos de electrósmosis o de electroforesis.


En las migraciones inducidas por la corriente eléctrica se ven favorecidas por las cargas superficiales de las partículas del suelo. Los componentes a extraer han de recorres un camino tortuoso por la porosidad del suelo, por ello las partículas cargadas positivamente se desplazan mejor por la carga negativa de los coloides del suelo.

Una última forma de tratamiento es la aplicación de calor, pero en este caso no puede realizarse "in situ" aunque sí puede realizarse en el lugar en que se encuientra el suelo. Es necesario extraerlo y llevarlo a recipientes donde puede aplicarse el calor necesario. El suelo queda profundamente modificado y la recuperación de su estado inicial es muy discutible.

Biorremediación.

Este sistema se basa en la utilización de microorganismos que favorezcan la descomposición del contaminante. En ciertas ocasiones puede realizarse "in situ", en otras es necesario trasladar el suelo a unos tanques donde se realiza el tratamiento y la extracción de los productos transformados. En cualquier caso es necesario insuflar soluciones nutritivas para incrementar la población bacteriana actuante.

 

Inicio
 
Al Programa
A Lección 4
Actualizada 28/11/04