Gestión y conservación del suelo.

Lección 5. Introducción.

La erosión es un fenómeno consustancial con la evolución de la corteza terrestre, en ella se siguen procesos erosivos a los procesos de plegamiento y emergencia de rocas eruptivas; de lo contrario, el empuje de las placas que provoca elevaciones del terreno generaría un ambiente absolutamente inhóspito.

Ciñéndonos al suelo, antes de entrar en materia conviene definir algunos conceptos básicos relacionados con este tema:

Erosión: Pérdida de suelo causada por arrastre mediante la lluvia, la nieve o el viento.

Erosión difusa o deposición: Efectos de la acumulación de sedimentos producidos por la erosión.

Erosividad: Capacidad potencial de los agentes erosivos, lluvia, nieve o viento.

Erosionabilidad: Susceptibilidad del suelo a ser erosionado.

La erosión del suelo es un fenómeno tan necesario como el general de la corteza terrestre, él es el responsable del rejuvenecimiento del mismo y permite que continúen los procesos de alteración del material original, responsables del aporte de nutrientes catiónicos, de la liberación de bases que mantenga el pH y evite la acidificación por lavado y absorción de las mismas, y de otros mecanismos sobradamente conocidos, necesarios para el mantenimiento de la fertilidad del suelo. Sin erosión, el suelo alcanzaría una climax estable y perdería su "actividad vital", el suelo moriría y quedaría convertido en un sedimento más incapaz de soportar la vegetación.

 

 

Formas de erosión.

Erosión laminar.

Erosión en surcos.

Erosión en cárcavas.

Reptación.

Deslizamiento.

Solifluxión.

 

Inicio
Principal
Docencia
Al Programa
A Lección 4
Actualizada 2/5/04