El suelo en Extremadura.

Práctica 5. Respuesta.

Perfil 1

Puede recordar sus datos si lo desea.

Horizontes genéticos.

Ah. Por su posición, color, contenido orgánico y ausencia de uso.

Bt1. Por su estructura e incremento en arcilla.

Bt2. Razones idénticas al anterior y presencia de "clay-skins".

Bt3. Motivos análogos al precedente.

BC. Estructura de B y contenido en arcilla y materia orgánica de B.

C. Estructura masiva.

 

Horizontes de diagnóstico.

Horizonte Ócrico. Corresponde al horizonte Ah. Se dan todas las características de un horizonte móllico excepto el espesor que no llega a los 25 cm con un "solum" de más de 75 cm.

Horizonte Árgico. Comprende los horizontes Bt1, Bt2 y Bt3. Se da el incremento de arcilla, el espesor la estructura de este tipo de horizonte, avalado además por la presencia de "clay-skins" en su base.

 

Propiedades de diagnóstico. No se aprecia ninguna.

 

Materiales de diagnóstico. No existe ninguno.

 

Consecuencias.

La combinación de horizontes presentes nos informa acerca de la presencia de un horizonte A bien constituido, rico en materia orgánica bien humificada solo que con un espesor reducido, fruto de un clima con un claro déficit estival. La presencia del horizonte Árgico asegura una buena retención de agua y nutrientes lo que permite la presencia de una amplia cubierta vegetal durante una buena parte del año, responsable del carácter indicado del horizonte A.


Perfil 2

Puede recordar sus datos si lo desea.

Horizontes genéticos.

Ah. Por su posición, color, contenido orgánico y ausencia de uso.

Btk1. Por su incremento en arcilla y la presencia de nódulos calcáreos.

Btk2. Características similares y presencia de "clay-skins".

C. Su estructura masiva es suficiente.

 

Horizontes de diagnóstico.

Horizonte Ócrico. Corresponde con el Ah. Por su color, espesor y tratarse de un horizonte A.

Horizonte Árgico. Formado por los horizontes Btk1 y Btk2. Porsu incremento de arcilla, espesor y la presencia en su base de clay-skins.

Horizonte Cálcico. Coincide con el Árgico. Por su contenido en carbonato cálcico y la presencia de nódulos calcáreos, necesarios para considerarlo así al tener un contenido inferior al del horizonte C.

 

Propiedades de diagnóstico.

Carbonatos secundarios. Se encuentran entre 10 y 50 cm y se manifiestan por la presencia de nódulos.

 

Materiales de diagnóstico.

Material calcáreo. Todo el suelo está formado por este tipo de material pues se supera el 2 % de carbonato cálcico.

 

Consecuencias.

En lo que respecta al horizonte Ócrico y Árgico es válido lo apuntado en el perfil anterior, con algunas salvedades debidas a la coexistencia del segundo con un horizonte Cálcico; a este respecto cabe señalar que es imposible la movilización de arcilla en presencia de carbonato cálcico, por ello hay que suponer que el origen del horizonte Árgico es previo a la recarbonatación que ha generado el horizonte Cálcico; en la época de formación del horizonte Árgico el clima debió ser más húmedo que el actual permitiendo el completo lavado de carbonatos. La mayor aridez actual ha permitido la suficiente acumulación de carbonatos para generar el horizonte Cálcico; este hecho junto a la presencia de nódulos calcáreos y de carbonatos dispersos en el perfil, demuestran que la recarbonatación se mantiene y que por tanto la aridización de la zona sigue avanzando.

Otra consecuencia de la recarbonatación es una completa saturación del complejo de cambio y un pH con tendencia a subir. Por último, la abundante presencia de sodio en el complejo de cambio puede hacer temer una salinización progresiva del suelo.


Perfil 3

Puede recordar sus datos si lo desea.

Horizontes genéticos.

Ap. Su posición y el uso del suelo son suficientes.

Bw. Por su estructura y leve incremento de arcilla.

C. Por su estructura masiva. Este horizonte ha enterrado a los que siguen, existiendo entre ellos y los precedentes una discontinuidad litológica.

2Bwb1. Su color, estructura y enterramiento justifican la denominación. El prefijo "2" se debe a la discontinuidad litológica ya indicada.

2Bwb2. Idénticas razones a las esgrimidas en el anterior.

 

Horizontes de diagnóstico.

Horizonte Ócrico. Corresponde al Ap. Su color, espesor y posición son suficientes para caracterizarlo.

Horizonte Cámbico. Corresponde al Bw. Por su estructura, color y contenido en arcilla.

Horizonte Vértico. Formado por los horizontes 2Bwb1 y 2Bwb2. Por su contenido arcillosos y los slickensides que se intersectan, junto a la estructura.

 

Propiedades de diagnóstico. No se aprecia ninguna.

 

Materiales de diagnóstico. No existe ninguno.

 

Consecuencias.

En este perfil lo más destacable es la presencia de un horizonte Vértico enterrado. Los rasgos del suelo actual no son relevantes pero sí lo es el citado horizonte. La profundidad a que se encuentra hace que los sistemas radiculares de las plantas no lo alcancen en plenitud pero sí que les aportará una buena cantidad de agua en las épocas secas, merced a la fuerte acumulación de la misma que realizará en la época húmeda. Este agua presentará una concentración de bases superior a la del agua superficial lo que redundará en beneficio de la nutrición vegetal, si bien puede generar una tenue salinización en el contacto entre ambas. La posición del horizonte Vértico no comunica al suelo sus desfavorables características físicas pero si habrá que cuidar el tempero con el que se realizan las labores por el fuerte riesgo de compactación al nivel de su inicio, lo que podría provocar una dificultad añadida al paso del agua y un estancamiento en la base del horizonte C.


 

Calificaciones.

Inicio    
Al Programa

Actualizada 26/11/04