El suelo en Extremadura.

Ejercicio 9. Respuesta.

Leptosoles.

Ambos son suelos limitados por una roca continua y dura, de carácter ácido, situada entre 10 y 25 cm, carentes de rasgos hidromórficos. Ambos está situados en una zona climática no árida y carecen de materiales calcáreos y yesíferos.

Su principal diferencia está en el tipo de horizonte diagnostico presente, Úmbrico en el tipo homónimo y Ócrico en el tipo “dístrico”. El primero aparece en climas húmedos o de zonas umbrías que mantienen la humedad a lo largo de una buena parte del año, ello le permite soportar una vegetación continua y muchas veces arbórea. El tipo dístrico aparece bajo climas xéricos con veranos secos y suele soportar una vegetación herbácea o de matorral muy aclarado.

 

Regosoles.

Son suelos carentes de horizontes de diagnóstico excepto un posible Ócrico, tranformados por acción humana consistente en el depósito de materiales procedentes de desechos urbanos. Están en clima suave, carentes de hidromorfía y no se encuentran sobre materiales volcánicos. Los dos corresponden a un vertedero pero con distinto tratamiento.

El subtipo gárbico se encuentra en un vertedero descubierto mientras que el subtipo reductor corresponde a una zona abandonada y enterrada, en ella se produce un fuerte desprendimiento de gases procedentes de una fermentación anaerobia. Previsiblemente no existe vegetación sobre ellos aunque se regenerará primero en el segundo de los subtipos citados.

 

Umbrisoles.

Su comportamiento se asemeja al del Grupo al que hay que adicionar un carácter reductor. Su espesor es elevado y ambos presentan el horizonte Úmbrico propio del Grupo, más un previsible Cámbico que sobreyace a un horizonte C.

La principal diferencia es el origen de la hidromorfía, en el tipo gleico procede de un manto freático somero y en el estágnico de un encharcamiento superficial. La posición fisiográfica puede ser muy semejante, ubicada en el fondo de un valle, y en el caso del estágnico han de existir manaderos. La vegetación soportada por el tipo gleico puede ser cualquiera incluso arbórea de tipo ripario. El estágnico solo puede mantener una vegetación puramente higrófila y posiblemente herbácea.

 

Arenosoles.

Ambos presentan una textura arenosa o arenosa-franca de zonas tropicales. Ambos presentarán un horizonte superficial de tipo Ócrico, pueden tener un horizonte Álbico y, en el caso del tipo plíntico, un horizonte de ese tipo.

Las propiedades ferrálicas que presenta el segundo tipo, pueden ser compartidas por el primero. La principal diferencia se encuentra en la posición que ocupa cada uno de ellos, más deprimida en el tipo plíntico, responsable de un manto freático oscilante que es el origen del horizonte. La vegetación será muy parecida pero el tipo plíntico es mucho más frágil, tiene la posibilidad de degradarse hacia la formación de un horizonte petroplíntico que reducirá el espesor efectivo del suelo.

 

Fluvisoles.

Ambos se encuentran sobre depósitos aluviales recientes en una zona pantanosa. También comparte la ausencia de un horizonte hístico.

La diferencia entre ellos estriba en que el ortitiónico ha sido desecado de forma natural o artificial, lo que ha concluido en la formación del horizonte sulfúrico y la acidez que ello comporta. Pasado el tiempo podrá soportar una vegetación cualquiera de tipo acidófilo, mientras que el tipo prototiónico solo soportará una vegetación palustre.

Calificaciones.

Inicio    
Al Programa

Actualizada 4/2/05